¿Por qué gemimos durante el sexo?

Sería un poco extraño un encuentro sexual totalmente en silencio, ¿no? Disfrutar del sexo incluye expresarle a tu pareja con el cuerpo lo que sientes, en este caso, a través de sonidos de placer. Pero vamos a averiguar realmente por qué lo hacemos.


El recurso de gemidos y jadeos es súper utilizado en comedias románticas, programas de televisión e incluso películas pornográficas, pero en una situación real, esto no significa que la persona esté sintiendo verdaderamente placer.


Un estudio descubrió que entre hombres y mujeres, aquellos que gimen durante el sexo tienden a sentir más satisfacción sexual que los que practican sexo en silencio. Este tipo de comunicación en forma de gemidos, ayuda a transmitir preferencias a nuestra pareja y los hace sentir bien de sus habilidades sexuales, indicando que sus esfuerzos por complacer son exitosos.


Gemir durante la intimidad no sólo le ayuda a descifrar a tu pareja lo que te gusta en la intimidad, también tiene otros beneficios que quizá no los tenías en mente… como por ejemplo que eleva el deseo sexual, orienta a tu pareja a conocer lo que te gusta, produce emoción, refuerza el autoestima de la pareja y potencia su deseo.

También se debe a los siguientes motivos fisiológicos:


• Como respuesta automática: La penetración puede ser muy placentera, pero a la vez es una sensación agresiva para nuestro cuerpo. Por ello, una de las primeras reacciones naturales que tenemos es gemir.

• Llegar al orgasmo: Los gemidos durante el sexo nos hacen cambiar el ritmo de la respiración. Según ciertas teorías, si lo haces más rápido puedes hacer que aumente tu excitación, por la oxigenación que generas en tu cuerpo; facilitando así el orgasmo.

Ahora que ya sabes por qué gemimos durante la intimidad y cuáles son sus beneficios, ¡no te reprimas y disfruta del sexo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?